Después del sueño y el ejercicio, la nutrición es un factor de gran peso en el cuidado y la salud del cerebro.

El cerebro consume aproximadamente el 30% de la energía que produce el cuerpo. Los alimentos que ingieren los niños son el combustible que les permite disfrutar plenamente de sus capacidades cognitivas, emocionales y, además, ofrecer un grado de protección extra a su cerebro.

Os damos unos fundamentos, ideas sencillas y prácticas para que los niños desarrollen hábitos nutricionales saludables que sean beneficiosos para sus cerebritos.

comida-niños-desarrollo-cerebro

Sardinas o salmón

El pescado azul y otros pescados como las sardinas o el salmón son ricos en ácidos grasos, omega 3 y en vitamina D. La vitamina D ayuda a mantener un estado de ánimo saludable y favorece el aprendizaje y el recuerdo. El omega 3 le va a permitir al niño mejorar su concentración, su capacidad de análisis y su velocidad de procesamiento de información.

Verduras verdes y naranjas

Todas las verduras son ricas en vitaminas. Aquellas verduras de hoja verde especialmente la col y la espinaca son ricas en vitamina B6 y B12, ayudan a prevenir la enfermedad coronaria y la enfermedad de Alzheimer y aumentan el nivel de tiamina fortaleciendo así la memoria.

comida neurosaludable-niños

Las verduras de color naranja como la zanahoria o la calabaza (y frutas de ese color como melocotones o albaricoques) son ricas en vitamina A, un importante antioxidante que ayudará a conservar un cerebro joven.

Nueces y frutos secos

Las nueces y otros frutos secos  son ricos en lecticina, uno de los principales componentes de la acetilcolina, un neurotransmisor que acelera el impulso nervioso y un pensamiento más ágil lo que favorece un mejor funcionamiento del razonamiento y la memoria.

Acostumbrar a los niños a tomar nueces, avellanas, piñones o almendras como tentempié o en salsas (como el pesto), ensaladas o en el desayuno les puede ayudar a mejorar su rendimiento intelectual.

Los frutos secos fritos o condimentados con sal son menos beneficiosos y debe limitarse su consumo. También debes respetar la edad de inicio que recomiende tu pediatra para prevenir reacciones alérgicas.

Huevos

Los huevos son un alimento saludable para los niños ya que son ricos en proteínas. Además la yema es rica en colina (perteneciente al grupo B de vitaminas) que potencia el desarrollo de la memoria.

Avena

La avena es un cereal, poco usado en nuestro día a día, pero muy beneficiosa para todo el organismo. Es rica en proteína y fibra lo que hace de ella un aliado esencial para prevenir la saturación arterial favoreciendo que el flujo sanguíneo al cerebro sea mejor.

En un estudio reciente se comprobó que un grupo de niños que habían desayunado un tazón de avena con azúcar moreno realizó mejor una prueba de aprendizaje y memoria que otro grupo que había desayunado un tazón de cereales y azúcar moreno.

Otro beneficio de la avena es que es rica en triptófano, un aminoácido presente en proteínas de alta calidad que favorece la creación de serotonina, un neurotransmisor que ayuda al niño a concentrarse mejor y mantener un estado emocional positivo y resistente al desánimo.

Curry

Es una especia algo desconocida en nuestra cultura, sin embargo se trata de uno de los alimentos con mayor capacidad neuroprotectora que se conocen. Está demostrado que su consumo regular puede proteger frente a enfermedades como el Alzheimer.

Para los niños a partir de 2 años, el curry también tiene un efecto beneficioso ya que las hojas de curry son ricas en vitaminas C y A, ácido fólico y niacina favorecen el desarrollo cerebral.

Por otro, se demostró que la cúrcuma (una especia presente en el curry) puede incrementar hasta un 80% la actividad de las células madre potenciando un desarrollo cerebral pleno.

En conclusión, recordad que los beneficios de estos alimentos “neurosaludables” son mayores cuanto antes comience su consumo y por lo tanto podemos afirmar que las enfermedades asociadas al envejecimiento comienzan a incubarse o prevenirse desde la infancia. Tened en cuenta que los hábitos alimenticios de la vida adulta se aprenden en la infancia.

Enasui colabora en exclusiva con Álvaro Bilbao, especialista en comidas neurosaludables para la elaboración de los menús de los comedores escolares.