¿Cómo debe ser la pirámide alimenticia en los niños de primaria? Teniendo en cuenta la importancia del crecimiento y desarrollo de los niños en esta etapa de su vida, es fundamental que se cuide el equilibrio entre su alimentación y las demás necesidades del cuerpo como el descanso o la actividad física e intelectual.

Desde Enasui, trabajamos con el divulgador y neuropsicólogo Álvaro Bilbao para preparar unos menús saludables que potencien el desarrollo de los niños de primaria. Por principio, se tienen muy en cuenta los valores de la pirámide nutricional, que en este caso debe seguir las siguientes pautas:

 

Beber mucha agua

Si puede ser en torno a 1 litro, mejor. Sabemos que no es muy fácil, pero un litro de agua son 4-5 vasos. Con la comida y con la cena, los niños ya se beben la mitad del agua indicada. Solo quedan dos vasos, que se le pueden administrar en cualquier momento del día. Les encanta beber de una botella, especialmente si tiene dibujos y la sienten como propia. Este consejo quizás facilite la ingesta necesaria.

Hidratos de carbono

Es la base de la pirámide nutricional para niños de primaria. Deberán consumirlos con frecuencia y en mayor cantidad que otro tipo de alimentos. Pasta, arroz, pan, cereales en el desayuno… Es realmente sencillo introducir estos alimentos en la dieta. Pero cuidado: ¡que no se nos aburran a la hora de las comidas! Variar las elaboraciones y saber cuáles son sus gustos ayudará sin duda a que comer no sea un proceso tedioso.

Frutas y verduras

No es que a los niños no les guste la verdura, lo que no les gusta es cómo la preparamos. Buscando ideas creativas y probando cosas distintas seguramente encontraremos elaboraciones que hagan más fácil seguir la pirámide nutricional. Los niños de primaria también deben cuidar sus dientes y aprender a masticar para digerir correctamente y asimilar bien los nutrientes, por lo que la opción del puré no debe ser la más recurrente.

Lácteos y frutos secos

No descubrimos nada: los lácteos son una fuente estupenda de calcio y proteínas y aportan energía a nuestros niños de Primaria para que afronten los días con la actitud necesaria.

Carne, pescado y huevos

Como ya publicamos hace unos meses, “​​las proteínas constitutivas de las carnes, pescados, legumbres y la propia leche permiten al cerebro construir nuevas conexiones, siendo así, el soporte para nuevos aprendizajes, una mejor memoria y una mejor capacidad para adaptarse a situaciones nuevas”.

Azúcares, grasas, alimentos procesados

La punta de la pirámide nutricional es lo que debe consumirse de modo poco frecuente. Sabemos que es difícil privar a un niño de azúcares, golosinas y comida rápida. Quizás, en este caso, el aporte sea más psicológico que nutricional.

Esta es la pirámide alimenticia para niños de primaria a grandes rasgos. Para más información acerca de nuestros menús y elaboraciones, ¡no dudes en consultarnos!